Canticum

Canticum

Por: Genaro Isaias Flores Paredes

Escucha hermano este soneto

que es guía del guerrero

y compañero del viento,

frías y sucias son las fauces de la bestia

que jugaran lento con tu carne si la observas atento

y la escuchas a mente abierta.

 

La conoces pues a tu corazón

lo ha vuelto dudoso y deshonesto

mas sin embargo te apuesto

que has luchado con ella

forjando del mas fuerte acero tu voluntad,

no desistas, resiste

escucha, que en su muerte los héroes descubren la libertad

y en la eternidad la oscuridad no existe.

 

No esperes la luz milagrosa

ilumina tu sendero con el fuego del coraje

de la serpiente hipócrita la cabeza corta

mas no dejes que la sangre pura se derrame.

 

Siente el viento al cabalgar en tu rostro pues es tuyo

siente la lluvia besar tu piel

y del rio el dulce murmullo.

 

En las visiones de tus sueños

guíate con el corazón

no nades en el mar de las voces, de los males ajenos

los esclavos del mal siempre ladran,

no escuches son simples perros.

 

Lucha por encender en ti

el fuego del ave mística

veras las estrellas en tu mente

el tiempo se disolverá y de la muerte

en tu éxtasis no serás consiente.

 

Vive con honor y de la mano la esperanza

vence a la duda y el miedo

en sus corazones encaja una fuerte lanza

y en la memoria de los mortales serás eterno.

 

No miento, la sangre de los dioses esta en ti

asi  esta escrito en los antiguos versos

mira que fueron hechos con sangre y fuego.